91 890 70 93 – 629 93 95 81 - San Lorenzo del Escorial - Madrid direccion@museocoliseo.com

Nacimiento 1770 -1771

 

El Coliseo fue mandado construir por el Rey Carlos III, salvadas las trabas que para edificar al lado del Monasterio de San Lorenzo, habían puesto los monjes jerónimos de acuerdo con las disposiciones establecidas por Felipe II en su Fundación.

El Rey ilustrado en 1767 desde Aranjuez emite una Cédula dando las instrucciones sobre los edificios que quería se construyeran en el Real Sitio de San Lorenzo.

Entre estas construcciones necesarias para atender a la corte en su estancia durante las jornadas otoñales se crean edificios fundamentales en el conjunto para su servicio y sus servidumbres, siendo el principal el del Coliseo, que se comenzó en 1770 y se finalizó en el otoño del año siguiente, inaugurándose con la presencia del Rey.

El rey Carlos III empleó gran esfuerzo de medios para la unión real y física del Coliseo con sus dependencias del Palacio y Monasterio, construyendo un túnel debajo de la Lonja (túnel de La Cantina), que las unía con las Casas de Oficios y con el Coliseo mediante el paso sobre la Calle del Coliseo.

De hecho los primeros edificios y obras civiles realizados por Carlos III en el Real Sitio son el túnel de La Cantina y todo el itinerario necesario para llegar a cubierto desde el Palacio al Coliseo (a través de las Casas de Oficios y paso sobre la Calle del Coliseo).

La calle donde está el Coliseo, es la primera en ser trazada paralela a las Casas de Oficios y toma su nombre de él (Calle del Coliseo).

Su arquitecto fue el francés Jaime Marquet, que también trazó el teatro de Aranjuez y el del Pardo, financiándose su construcción con cargo a las rentas de correos.

En el primer plano de 1785, que aunque lo ejecutó H. Merlo, lo dotó de contenido Juan de Villanueva, la única calle que tiene nombre es la Calle del Coliseo.

El Coliseo de El Escorial fue el último de los Coliseos Reales creados en los Reales Sitios, siendo el primero el de La Granja, y formaron todos ellos un conjunto o cadena de teatros, ocupando el puesto principal el del Buen Retiro de Madrid en cuanto a cantidad y calidad de su programación.

Estos Coliseos para su funcionamiento contaban con la Compañía de los Reales Sitios. Como antecesoras de ésta en la época de Isabel de Farnesio, esposa de Felipe V, se creó las Compañías de Opera y Declamación Reales, cuyo auge se debe al napolitano Farinelli, al que sin embargo Carlos III, no muy amante de la música y que quería dar preferencia a los espectáculos de inspiración española, ordenó que abandonase España.

Ya en 1764, siendo nombrado director de los Coliseos de los Reales Sitios José Clavijo, por Grimaldi se creó la Compañía de los Reales Sitios, que representaban las preferencias de los gobernantes, y seguía a la Corte en sus desplazamientos y sólo actuaba para ella. Estaba compuesta por los mejores profesionales del momento, destacando entre los actores y actrices (La Tirana, Rita Luna María Bermejo, Josefa Carreras, Catalina Tordesillas, Luis Moncóin, Enrique Santos, etc),  entre los directores, José Clavijo Fajardo y entre los músicos, Tossi (amigo del Padre Soler).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishFrenchSpanish